Дървен материал от www.emsien3.com

Дървени греди за покрив

Felicidades a la Pirámide del Louvre

Hoy se cumplen 20 años del  proyecto de ampliación del museo del Louvre que encargó el entonces preseidente de Francia François Mitterrand al arquitecto estadounidense  de orfen chino Ieoh Ming Pei.

A Pei le pidieron  una solución, que no interferiese en los edificios. Éstos se mantendrían intocables al estar catalogados como Monumento Nacional. La genial solución de este arquitecto fue construir una pirámide y explotar el subsuelo del antiguo palacio.  Así creó  un enorme vestíbulo que funciona como distribuidor comunicando  los cuatro puntos cardinales, las alas Sully, Denon, Richelieu y una nueva zona destinada a un área comercial.

La Pirámide de cristal, fue  inaugurada en 1989,tiene 666 rombos de vidrio y ocupa 1250 metros cuadrados, 35.4 metros de largo y 21.65 metros de altura. Hay que decir que este proyecto estuvo rodeado de  una gran polémica en el país al querer instalar una obra  vanguardista en el centro del antiguo Palacio Real fundado por Carlos V el Sabio (1338-1380) sobre el fortín construido en 1190, junto al Sena, por el rey Philippe Auguste.

La obra de Pei se insertaba en un plan que muchos calificaron de faraónico, que incluía emblemáticos edificios como el Arco de la Defensa, la Opera de la Bastilla, la Gran Biblioteca Mitterrand o la rehabilitación de la Estación de Orsay, hoy el magnífico Museo dedicado al siglo XIX y los impresionistas.

En la actualidad, el Gobierno galo le pide a Pei que revise su obra y la adapte al crecimiento de visitas que  se ha producido (esta ampliación está pensada para  4 millones de visitantes y el año pasado  el Louvre recibió a 8,5 millones de personas ).  Además, el Louvre ha sido dotado, al fin, de un departamento de Arte Islámico que se abrirá al público en el transcurso del 2009 y que obliga a reorganizar el flujo de visitantes.

Para más información sobre este proyecto:

La Pirámide del Museo del Louvre en Great Biuldings Online

Para más infromación sobre este arquitecto:

Biografía (en inglés)

Está claro que un museo y más uno del tipo del Louvre, va a estar siempre en continuo cambio y crecimiento para adaptarse al contínuo crecimiento de visitas o el cambio de hábitos de los visitantes, pero no se donde queda la experiencia estética del público en estos macromuseos (bueno o no tan macromuseos ya que la peor experiencia que he tenido y de la que hablaré en otro post fue en el Museo Picasso de Málaga), donde hasta tu último paso está controlado y acabas saturado. ¿Qué opinais?

Si te ha parecido interesante Compártelo 🙂

Post relacionados: